domingo, 26 de junio de 2011

Exhibición española en Valencia.



Estoy contenta con el resultado del Gran Premio de Europa, aunque haya vuelto a ganar Vettel. Nada me puede quitar el buen sabor de boca que me ha dejado ver a los dos pilotos españoles, Alonso y Alguersuari, hacer un carrerón delante de su público. Que el GP de Europa se dispute en Valencia hace que nuestros pilotos tengan (no por mucho tiempo, sospecho) dos oportunidades para lucirse ante sus fans. Y esta no la han desaprovechado en absoluto.

La victoria de Seb era predecible. Últimamente se venía hablando mucho de que la nueva normativa, que prohibe usar mapas motor diferentes en calificación y en carrera, afectaría al rendimiento de Red Bull. Yo entiendo poco de las cuestiones más técnicas de la F1, pero no hace falta saber mucho para darse cuenta de que Red Bull es un pedazo de equipo con un pedazo de coche y un pedazo de piloto que, lógicamente, no tenía toda esa ventaja únicamente por usar un mapa motor diferente para el sábado, igual que hacían muchos otros equipos. Vettel lideró la carrera sin demasiada comodidad, bastante presionado por Webber y Alonso, pero manteniéndolos a raya en todo momento. Gestionó la carrera estupendamente y no cometió ningún error. Con esta victoria en un circuito que sobre el papel no favorecía a su monoplaza, Vettel sigue demostrando que va camino no solamente de revalidar su título de Campeón del Mundo, también de conseguir unos números de leyenda.

La segunda posición de Fernando me ha parecido muy justa y necesaria para levantarle la moral. Ha pilotado estupendamente y, además de mantenerles el ritmo a los Red Bull, ha conseguido quedar por delante de Webber. La estrategia salió bien esta vez, y reconozco que me encantó ver que estaba tan feliz en el podium, levantando ese trofeo que le faltaba en su colección.

La carrera de Webber tampoco fue mala, aunque estaba decepcionado por haber perdido la segunda posición. A pesar de todo, parece que va acercándose algo más al rendimiento de Sebastian, aunque ya es un poco tarde.

Detras de estos tres, a mucha distancia, terminaron Hamilton, Massa y Button, que tuvieron algunos problemas. Hamilton no se entendió con los neumáticos, a Felipe volvieron a arruinarle la carrera en un pit stop y a Button se le estropeó el KERS, aunque antes de sufrir ese percance tampoco estaba haciendo gran cosa.

Séptimo fue Rosberg, octavo Alguersuari, noveno Sutil y el último punto se lo llevó Heidfeld. Increíble Jaime, logrando su segunda octava posición consecutiva, y esta vez con la pista seca y unas condiciones de carrera totalmente normales. Dice que está empezando a entender los neumáticos, y eso es algo de lo que me alegro muchísimo. Además, como se suele decir, lo que no te mata te hace más fuerte, y escuchar tanto el nombre de Ricciardo estos días seguramente le habrá dado más fuerzas, rabia y ganas de hacerlo bien. Ya está por delante de Buemi, y espero que a partir de ahora se mantenga a ese nivel y demuestre lo que vale. Hay mucho en juego.

En cuanto a los Hispania, los dos terminaron la carrera, aunque en las últimas posiciones (23º Liuzzi y 24º Karthikeyan).

No ha sido la carrera más apasionante del año en lo que a adelantamientos e incidentes se refiere, aunque personalmente no me esperaba mucho más de este circuito. De hecho, todos los coches han terminado la carrera, por lo que supongo que ningún piloto se habrá marchado totalmente decepcionado, y eso consigue sacarme una sonrisa. No puedo evitar tenerles tanto cariño a todos ellos, a unos más que a otros, claro, pero no soy capaz de desearle nada malo a ninguno. Pero, desgraciadamente, no todos pueden ganar. Y, de momento, el que lo hace con una asiduidad pasmosa es el Señor Vettel, Don Sebastian. ¿Cambiará algo a partir de Silverstone? De momento, solamente podemos esperar. Paciencia...

1 comentario:

  1. Señores, BASTA YA de joderle las carreras a Felipe en boxes.

    ResponderEliminar